lunes, 7 de diciembre de 2009

Educación; educare y educere

En intima relación con la anterior entrada se encuentran los términos educare y educere, los cuales hacen relación a dos formas de llevar a cabo la educación. El término de la palabra educación es muy amplio y por tanto, difícil de definir.

El concepto de educare es el de llenar, nutrir, alimentar (como hace la nodriza). Se relaciona con la educación, ya que se trata de transmitir conocimientos al individuo para que pueda desenvolverse por si solo en la vida cotidiana. El individuo se encuentra vacío de conocimiento, por lo que necesita llenarse de ellos por medio de los educadores, los cuales tan solo se encargan de impartir clases magistrales, tratando de "llenar cabezas". Este tipo de educación es el que se suele llevar a cabo normalmente en los centros educativos.

Por otro lado, nos encontramos con la palabra educere, la cual, al contrario que la anterior, significa sacar fuera, extraer los conocimientos que el alumno tiene. Conlleva la interacción entre profesor y alumnos, se basa en el diálogo, para "hacer parir" el propio conocimiento a partir de las preguntas del profesor, del diálogo continuo e incesante, de un modo constructivo y dinámico. Se puede decir, por tanto, que es un saber basado en lo socrático.

El método pedagógico de Sócrates, era un método basado en el diálogo, llevado a cabo mediante dos partes:
  • Inducir con preguntas a la duda, acerca de las creencias y perjuicios del educando.
  • Mayéutica, arte de la comadrona (aspecto más positivo). Con preguntas y respuestas hacer que juntos educador y educando encuentren respuestas y conocimientos.
Muchos educadore pensarán que este tipo de educación mediante el educere es algo utópico, imposible de llevar a cabo en un centro de educación infantil, que educar a los niños no se trata de extraer su conocimiento sino de llenar sus cabezas, en cambio, desde nuestro punto de vista esto no ocurre así, pues como ya hemos dicho con anterioridad en el blog, los niños son "sabios" a los que podemos enseñar pero también de los que podemos aprender, ellos no solo saben lo que nosotros como docentes les enseñamos, también aprenden en sus casas, con sus amigos... Parémonos a pensar durante uns minutos, a que adulto un niño no nos ha hecho su típica pregunta de "¿por qué?" una vez tras otra, pues ¿qué mejor modo de establecer un diálogo con ellos? ¿de preguntarles también nosotros a ellos ese "por qué" de las cosas? De este modo conseguiremos extraer, sacar fuera todo su conocimiento, hacer que piensen, que interactúen..., así de un modo u otro llevaremos a cabo el método pedagógico de Sócrates y juntos educando y educantes encontraremos el conocimiento. Es esta una forma, entre otras tantas de poner en práctica la Teoría del Amor de E. Fromm. Al niño se le da la opurtunidad de adquirir conocimientos a través de la construcción de los mismos, su ritmo y desde su punto de vista, sin ser impuestos por el docente, el cual es el que siempre lleva la razón y es que, según el término educare es que el único portador de dicho conocimiento. Respetemos la figura del niño, como individuo que tiene entidad propia y que es capaz de adquirir conocimiento por si mismo y a la vez aportar.

Llevar a cabo una educación basada en el educere en infantil es posible, sin embargo, es importante apuntar que, debido a la edad de las personas con las que vamos a trata, lo recomendable sería basar la educación en el educare y el educere.


1 comentario:

  1. Sobre el asunto del método socrático aplicado a la pedagogía actual si queréis podéis consultar el siguiente artículo que escribí hace tiempo, donde además se señala una biblografía al respecto:

    http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:20351&dsID=hacia_nocion.pdf

    ResponderEliminar